8 consejos para el cuidado diario de la piel atópica del niño

Protege la piel atópica de tu hijo

El baño o la ducha han de ser cortos (unos 5 minutos) y con agua templada (33ºC). Utiliza jabones o geles "syndet" (sin detergentes irritantes).

Hidratar la piel de tu pequeño con cremas hidratantes y emolientes es la medida más importante para prevenir la aparición de brotes.

Si tu niño se despierta por el picor, humedece su piel y aplica la crema hidratante con suavidad, a modo de masaje.

Aunque su piel no tenga ninguna alteración evidente, no te confíes; hay que seguir hidratando.

Controla la temperatura de tu hogar, manteniendo una temperatura ambiental constante (20ºC).

Los tejidos más convenientes para la piel atópica de un niño son los tejidos naturales, como el algodón. Evita la lana.

Cuando laves la ropa de tu pequeño, añade un aclarado extra para eliminar los restos de detergentes o suavizantes.

Si tu niño es menor de 6 meses, no debe recibir el sol directamente; si es menor de dos años, necesita fotoprotección con cremas especiales para pacientes con atopia.

Cuidar la piel de tu hijo a diario puede retrasar la aparición de brotes o hacer que estos sean menos graves.

Información elaborada por:
Dra. Aurora Guerra
Jefa de Sección de Dermatología del Hospital Universitario 12 de Octubre. Madrid.
Profesora Titular de Dermatología Médico-quirúrgica y Venereología. Universidad Complutense de Madrid.
Dra. Elena González Guerra
Médico Adjunto de Dermatología del Hospital Clínico San Carlos. Madrid.
Profesora Asociada de Dermatología Médico-quirúrgica y Venereología. Universidad Complutense de Madrid.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies