Causas de la dermatitis atópica

¿Cuáles son las causas principales de la dermatitis atópica?

La causa de la dermatitis atópica es desconocida. A día de hoy no se sabe con exactitud porqué evoluciona en forma de brotes pero sí se han podido determinar factores que pueden influir en su aparición y que por tanto juegan un papel importante.

Predisposición genética

Aproximadamente, el 70 % de los niños con dermatitis atópica tienen un antecedente familiar de enfermedad atópica. El riesgo relativo de sufrir dermatitis atópica se multiplica por 2/3 veces en los niños con un progenitor atópico y de 3/5 si ambos lo son, siendo el riesgo más alto si el progenitor afectado es la madre.

Por otro lado, se ha podido observar que los niños que en la edad infantil presentan dermatitis atópica, después, es más probable que en la edad adulta, desarrollen asma o rinoconjuntivitis alérgica.

Alteraciones inmunológicas

La respuesta inmunológica del niño con dermatitis atópica suele estar alterada. Se han determinado niveles de inmunoglobulinas IgE elevadas en un 70-80 % de los pacientes atópicos, y se ha observado una correlación entre estos niveles y la extensión e intensidad de la enfermedad, sobre todo si hay una alergia respiratoria añadida.

Asimismo, se han descrito numerosas alteraciones en linfocitos (disminución de linfocitos T CD 8+ y aumento de linfocitos T CD 4+), al igual que dificultades en la estimulación de ciertos linfocitos T y un desequilibrio entre los linfocitos Th1/Th2.

Factores medioambientales

La temperatura ambiental y el grado de humedad aumentan el riesgo de aparición de brotes. Así, el clima seco y frío suele ser dañino para el paciente con dermatitis atópica así como alérgenos ambientales: pieles de animales, plumas, lanas, polvo doméstico, hongos del aire pueden llegar a través de la superficie de la piel, como las prendas de vestir de lana, determinadas fibras, etc.

Alteraciones de la función de la barrera cutánea

Se ha demostrado que los pacientes atópicos presentan una disfunción de la barrera epidérmica con pérdida de agua a través de la piel junto con una disminución en la concentración de lípidos cutáneos (ácidos grasos, ceramidas), lo que conlleva a la aparición de sequedad y picor intensos.

Alteraciones de la función de la barrera cutánea

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies